A principios de junio tuve el placer de oír una charla de Carl Honoré, escritor del libro “Elogio de la lentitud” que, aunque no lo he leído aún lo tengo en mi lista de lecturas para este verano.

En la charla nos habló principalmente de la obsesión del mundo de hoy en querer hacer y conseguir el máximo de cosas en el menor tiempo posible, comida rápida y lectura veloz están a la orden del día.

Carl Honoré nos habló de qué es lo que le hizo reflexionar sobre todo esto sobre lo que escribe: un cartel en el que estaba escrito: «yoga exprés». ¿A quién no le salta la alarma? Evidentemente, esto a él le hizo reflexionar.

Pensando en esta charla, puse en chat GTP frases relacionadas con las prisas y esto me salió:

  • «Las prisas son enemigas de la perfección.»
  • «La prisa es enemiga de la sabiduría.»
  • «Quien mucho corre, pronto para.»
  • «Las prisas traen cansancio, la paciencia trae resultados.»
  • «Más vale tarde que nunca.»
  • «La prisa es el enemigo del buen juicio.»
  •  «El que va despacio, llega lejos.»
  • «El apresuramiento conduce a errores.»
  • «La prisa no deja espacio para la reflexión.»
  • «La prisa es el arma del fracaso.»

No sé si compartes alguna, a mí al menos queda claro que las prisas no son buenas. Vamos como pollos sin cabeza, estamos en la era del correcaminos y creo que ha llegado el momento de parar.

Honoré no dice que hay que ir lento, sino que hacer las cosas en su tiempo justo. Cada cosa a su tiempo y su momento. Y yo estoy de acuerdo.

Algunas cosas destacables de su charla:

  • Reflexión sobre la cultura de la prisa: la prisa constante puede tener efectos negativos en nuestra salud, relaciones, trabajo y calidad de vida en general.
  • Enfoque en la calidad de vida: una vida plena y satisfactoria no se consigue a base de hacer mucho, sino de encontrar un equilibrio y disfrutar de las experiencias cotidianas, echa el freno y disfruta.
  • Revalorización del tiempo libre: es vital contar con espacios de tiempo libre y de ocio para conectar con lo que realmente nos gusta, las cosas importantes requieren tiempo y dedicación.
  • Importancia de la conciencia y la atención plena: cuando vamos a mil es imposible estar presentes y ser conscientes de lo que ocurre en nuestro entorno y mucho menos en nuestro interior.
  • Aplicación del enfoque Slow en diferentes áreas: el movimiento Slow puede aplicarse a distintos aspectos la vida, como la comida, la crianza de los hijos, el trabajo y el ocio.

Destaca la importancia de encontrar un equilibrio y una forma de hacer las cosas que sea más sostenible y satisfactoria a largo plazo. Equilibrio, lo repitió muchas veces a lo largo de la conferencia, superar la tiranía de la prisa y conectar con nuestra tortuga interior.

A modo de síntesis, uno de los motivos (son muchos) por el cual las tortugas son lentas es porque se pueden caer.

Y yo te pregunto: ¿cuántas veces has tomado decisiones a la rápida que luego has lamentado? ¿Cuántas veces has dicho cosas sin pensar sólo por dar una respuesta “rápida” y has hecho daño a alguien? ¿Cuántas veces …

Podríamos seguir con la lista, para, escucha tu interior, conócete y disfruta del aquí y del ahora:

 

“el presente es el lugar más deshabitado del planeta” (anónimo)